Sigue nuestras redes sociales

Realizar una búsqueda

Martín Rodríguez Hernández Noticias TlaxcalaMartín Rodríguez Hernández Noticias Tlaxcala

Opinión

Lorena Cuéllar ante su sucesión

ARTURO POPOCATL
ARTURO POPOCATL

Mientras la oposición a los actuales gobiernos estatal y federal -llámese partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática- se reagupa, no sólo de cara a las elecciones del próximo 2 de junio, sino teniendo la mira en la renovación gubernamental de 2027 en Tlaxcala, el Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) se perfila en lo que ya se ve como una disputa interna conformada por dos claros grupos políticos: el de la senadora Ana Lilia Rivera Rivera y el de la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros.

Morena se va pareciendo, cada vez más, al PRD de 2004 y al PAN de 2010. Ambos institutos políticos, por si hiciera falta recordarlo, perdieron su respectiva elección de gubernatura y con ello la posibilidad de que los gobernantes en turno perfilaran un grupo político propio. Esos fueron los casos de Alfonso Sánchez Anaya y de Héctor Ortiz Ortiz.

Lorena Cuéllar Cisneros se perfila hacia esa misma dirección: perder la gubernatura y no ser capaz de conformar un grupo político.

En el caso del segundo, es claro que no lo tiene, y a tres años de concluir su periodo es más probable que no lo tenga. Eso tiene un motivo: las principales carteras de su gabinete están ocupadas por figuras que ni siquiera son del estado de Tlaxcala, es decir, son provenientes de otras entidades de la República, y los cargos de segundo nivel los ha utilizado para impulsar candidaturas de menor tamaño.

En el Congreso del Estado ha preferido respaldar las aspiraciones reeleccionistas de los legisladores afines, en lugar de impulsar cuadros capaces de ocupar responsabilidades en las Secretarías del gabinete. Ha preferido mantener lealtades por conveniencia y no impulsar carreras políticas.

Que a tres años de gobierno Cuéllar Cisneros no tenga cuadros políticos propios, debiera serle motivo de preocupación.

Sergio González Hernández, quien se perfilaba como uno de sus cuadros para considerarlo en la sucesión de 2027, no llegará al Senado de la República por la carencia de partido. El Verde Ecologista de México (PVEM) no le da esa posibilidad, más aún en el reagrupamiento que el PRI está teniendo para hacer llegar a Anabell Ávalos a la Cámara Alta y alcanzar más posiciones en el Poder Legislativo y en los municipios.

Tal vez sin proponérselo, colocará en el tema de la sucesión a Raymundo Vázquez Conchas, si en los comicios de junio gana el distrito electoral federal 02, como las encuestas hacen suponer. El problema que tiene encima es el lazo familiar. Regresaríamos a los tiempos de 2004 cuando Sánchez Anaya quiso imponer, contra y viento y marea, a su esposa Maricarmen Ramírez, con nefastos resultados para el perredismo.

En esa circunstancia, a la titular del Ejecutivo ya sólo le restaría la pieza de Alfonso Sánchez García, teniendo como principal punto en contra su inexperiencia. Su potencial candidatura al gobierno estatal, de ganar la alcaldía de Tlaxcala, radicará en los esfuerzos y en los logros de su padre para alcanzar el mayor número de respaldos políticos y económicos, y en el respaldo que logre de la propia gobernadora para hacer una presidencia municipal exitosa.

Pero el reto principal para el grupo lorenista no será preparar, a contrareloj, una candidatura propia, sino el enfrentamiento de la oposición interna con el grupo de la senadora Ana Lilia Rivera Rivera, quien llegará a 2027 con más experiencia política y rodeada de los respaldos que la propia Lorena Cuéllar ha dejado a un lado en los primeros tres años de su gobierno. Existe mucha militancia lastimada dispuesta a respaldar un proyecto diferente al del lorenismo porque éste no le ha respondido a sus expectativas.

Rivera Rivera, además, es una figura que cuenta con el respaldo de Claudia Sheinbaum, quien hasta hoy se perfila, de acuerdo con las encuestas- a la Presidencia de la República. Y si Lorena Cuéllar se empecina con impulsar una candidatura propia, que vaya contra los intereses de Palacio Nacional, es altamente probable que las siglas de Morena ya no estén presentes en el próximo gobierno estatal. Mucho de eso saben Alfonso Sánchez Anaya y Héctor Ortiz Ortiz.

Todo eso hace indicar que a Lorena Cuéllar no le quedará más alternativa que obedecer, como hasta lo ha hecho en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, a los designios de la Presidencia. O dejar anticipadamente la gubernatura, como en su tiempo lo hizo Beatriz Paredes Rangel, quien fue obligada a hacerlo para no dejar sucesor en Tlaxcala.

También podría interesarte...

La de 8

En Tepetitla de Lardizábal, esta mañana un violento suceso rompió la tranquilidad, cuando lo que parecía un asalto ordinario escaló a un acto de...

Congreso

PAN y PRD impugnaron la elección de ayuntamiento en Apizaco y Chiautempan; piden nulidad de comicios El Partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y...

La de 8

Pasado el mediodía de este martes se registró un fatal accidente de tránsito, donde un masculino lamentablemente perdió la vida prensado al interior de...

Estado

Tras permanecer varios días en un hospital de Puebla, Fredy Miranda Pérez, expresidente municipal de Panotla, falleció por complicaciones de salud derivadas de la...